Trabajamos para ti, Barcelona - Barcelona com tú
5333
post-template-default,single,single-post,postid-5333,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Trabajamos para ti, Barcelona

Trabajamos para ti, Barcelona

Barcelonesa, residente en el Barrio Gótico, aunque paso el 80% de mi tiempo entre mi oficina en el Eixample derecho, ​los Juzgados y el Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona, ejerciendo la profesión que adoro, la abogacía.

Día tras día, por la mañana, recorro el camino a pié de mi casa al despacho, maravillada por la belleza de la ciudad y la de la gente que vive en ella. Los vecinos madrugadores que van al trabajo; la vecina china y su marido japonés, que llevan a su pequeño de 4 años a la escuela; Lalit, el hijo de 12 años de los vecinos hindúes que, desde que, en broma, le dije que era del Madrid, me mantiene informada a diario sobre los logros y fichajes del Barça; el vecino del 1º 3ª, artista y propietario de una galería de arte en mi calle; Haakon, rubio entre rubios, un noruego que trabaja en una multinacional tecnológica con oficinas en Barcelona; y un largo etcétera de grandes personas que conviven en nuestra ciudad, aportándole su potencial humano y profesional.

Todos, con nuestro comportamiento, innovación, creatividad, conocimientos, diversidad, multiculturalidad y, nuestro trabajo, vamos constituyendo el ADN de la ciudad. Una ciudad en la que creo, y que tiene la fuerza suficiente para ser un ejemplo a seguir a nivel mundial.

Al anochecer, cuando vuelvo del trabajo, Barcelona me muestra sus heridas y llama silenciosa, pidiendo ayuda. Bajo Paseo de Gracia dirección Portal del Ángel y, me encuentro, a la altura de la calle Diputación, al chico que pide de rodillas, inclinado al suelo con los brazos estirados y las manos en la cara. Hasta ahora nunca le he podido ver el rostro, ya que su postura de sumisión y depresión no nunca varía. No dice nada, solo mantiene un vaso de Coca-Cola entre las manos, que agarra con todas sus fuerzas, esperando que alguien le deje caer una moneda.

Atravieso Plaza Cataluña y me adentro en el Barrio Gótico. Comienza el espectáculo. Veo algunos carteristas, un grupo de turistas borrachos, prostitutas en plena Rambla, traficantes ofreciendo abiertamente sustancias estupefacientes a todo peatón con «pintas de guiri», y más gente sin un lugar donde dormir. El Barrio Gótico y Ciutat Vella alzan la voz a diario a través de sus Asociaciones de Vecinos, Asociaciones de Comerciantes y Centros Cívicos y Culturales, sin obtener las respuestas adecuadas por parte de quienes tienen la capacidad de revertir estas situaciones.

Barcelona es la ciudad que llevo en el corazón, la que me despierta cada mañana con un arrullo de palomas en la ventana. Si fueras persona, te abrazaría, Barcelona. Por tí estoy dispuesta a arañar tiempo de mis días, robarle minutos a mi pareja, a mi tiempo libre, a mis entrenamientos, a mis horas de sueño, para trabajar por ti. Este es el compromiso de las personas que creemos firmemente en Barcelona, ​​de las personas que conforman Barcelona Como Tú.

Antonia R.



X